ROMINA PARQUET – reconocida profesionalmente como líder en comercio exterior.

Romina Parquet, nacida en Argentina, llega a la familia el 25 de junio de 1979, en una casa compuesta por cinco miembros, incluyendo a sus humildes padres trabajando, su taxista argentino de profesión, su madre italiana trabajando en una tienda de zapatos, siempre se preocuparon sobre inculcar en sus 3 hijos los valores de responsabilidad, confianza.

Sus hermanos, Pablo y Betina, mucho más viejos que ella, son su guía y apoyo en todos los eventos importantes de su vida. Desde una edad temprana, ella mostró su peso y fuerza, ella tenía una personalidad fuerte, tuvo una infancia feliz, ella era una líder nacida, estudia escuela primaria en una escuela estatal, a los 11 años empecé a estudiar inglés, más tarde estudiando la lengua italiano.
En una institución privada, Romina Parquet siempre fue caracterizada por ser un empresario y tener un liderazgo que la llevaría a su éxito profesional. Cuando tenía 16 años, ella alcanzó un punto vital en el que ella tomó la decisión primaria que cambiaría el curso de su carrera. Ella abandona completamente sus estudios y entra en el ambiente de trabajo donde, por recomendación de un amigo, ella entra en una empresa en el cargo de secretario, sin embargo, ella no deja sus estudios, pero los lleva de noche, para que él se prepare como profesional es parte de ella de uno de sus proyectos de vida.

Romina Parquet, comienza a colocar en su proyecto de carrera, después de dos años trabaja en una multinacional, ese trabajo fue un punto trascendental en su vida porque, gracias a ese trabajo, él consiguió desarrollar sus habilidades e inteligencia adquiriendo experiencia en el comercio exterior, donde es reconocida como una de las principales mujeres en el mercado.
Y, aunque la vida le ha dado la oportunidad de enfrentar situaciones difíciles, logró llevarlas con tnidad gracias a su personalidad fuerte, que denota perseverancia y optimismo.

Romina Parquet, su éxito se basa en el apoyo incondicional que recibió de sus amigos y familiares íntimos, donde gracias a eso ella logró emerger triunfante de las difíciles situaciones que le fueron presentadas, y esa es la única persona con su carácter y personalidad, ella puede salir frente a la situación en que ella pasó, donde ella fue el foco de controversias que ella sabía cómo sacar muy bien, y es que nadie quiere pasar por ese tipo de circunstancia, pero, a veces, la vida evidencia que sólo las personas con el carácter pueden superar y es lo que sucedió con la romina.

Para Romina Natalia Parquet, lo más importante en su vida es la familia de ella, madre de dos niños hermosos, ella es líder tanto en la familia y en el trabajo, esta mujer emprendedora y exitosa fue reconocida en su campo como una persona que Él llegó mucho en el comercio exterior y fue reconocido como líder en esta área.

Como emprendedor, fundó la agencia aduanera 4 en progreso, donde proporciona a sus clientes consejos sobre gestión de negocios relacionados con el comercio exterior, siendo una mujer de negocios bien conocida en Argentina.

Romina Parquet, esa mujer en dificultades que pasó por circunstancias difíciles, donde, a pesar de esas dificultades, ella no bajó los brazos y logró mantener con una postura de una persona seria, honesta y confiada, que perseveran para salir de sus dificultades contando siempre con el, apoyo de su familia y amigos íntimos, que la ayudaron a lidiar con la situación hasta reforzar su carácter independiente.

Actualmente, Romina Parquet es conocida como emprendedor con una fuerza única e irrefutable, donde a lo largo de los años ha ganado experiencia en el área de comercio exterior, lo que ha aumentado sus habilidades para negociar en esta área, convirtiéndose en un perfil de alto perfil profesional, además de su perseverancia en alcanzar la perfección de las cosas, esa chica superó obstáculos increíbles que salieron victoriosos, además, ella se caracterizó como una mujer, donde su fuerza se centra en el amor de su familia y donde ella consigue el apoyo necesario para avanzar a todos días y superar las vicisitudes de la vida.